Román vs. Angelici: el origen de una pelea que lleva una década

La bronca es de vieja data. El cierre de boletas y el partido despedida del 10 le sumaron tensión a una relación que termina de la peor manera: enfrentándose en las urnas.

El macrismo que gobierna en Boca hace unos 24 años tuvo la misma idea desde el principio: tener cómo rival a Riquelme. En el 2001, Macri no le quería mejorar el contrato, lo que desencadenó en el famoso «Topo Gigio» con dedicatoria al palco presidencial. En abril del 2002, ya en las calles de Barcelona, Román se entera de que secuestraron a su hermano, Cristian, en Don Torcuato.

Román siempre siempre sospechó que ese tipo de delitos encierran vendettas. Igual volvió al club. Nada cambió y Angelici también hizo oídos sordos al reclamo de los hinchas que pedían renovación y mejoras en el vínculo del enganche. El Tano no escuchó y dejó al último 10 de la Boca sin club, lo que lo llevó a retirarse donde todo comenzó: Argentinos Juniors.

Pero algunas cosas cambian, y otras no. El delfín de Angelici, Christian Gribaudo caía sin parar en las encuestas bosteras y el Presidente saliente -en modo macrista- no tuvo mejor idea que extorsionar a Román con un partido despedida y un puesto en la boleta. Pero el ídolo no cambia sus convicciones y no olvidó lo mal que lo trató la comisión actual, por lo que decidió irse con “la verdadera oposición” cómo la definió él. La de Ameal-Pergolini.

DETRÁS DE ESCENA 

El miércoles a las 23:59 Macri llamó alterado a Angelici, él mismo se había asegurado de contactar a Román para que le confirme que no iba a participar con Ameal, pero la torta se dio vuelta y el Tano, desesperado, le dijo que “sólo le ganamos si vas vos como candidato” de Casa Rosada a Casa Amarilla. Pero el manotazo de ahogado no sirvió. Entonces arrancaba el plan “campaña sucia”, el primer ataque se viviría en “la Bombonerita” dónde miembros de la barrabrava, según lo denunció el sitio Diario Xeneize, amenazaron a hinchas con «apagar las luces y empezar a los golpes» si se cantaba a favor de Riquelme.

Dos días después Angelici tuvo que dar la cara, al estilo Macri aquel día que fue vapuleado por los Fernández. Dolido, sabiendo que las buenas cartas la tiene la oposición y no el oficialismo. Angelici insinuó ante los periodistas que Riquelme se había sumado a la lista de Ameal por una cuestión de dinero. Sin pruebas. Y aun más: se creyó el dueño de los sentimientos de los hinchas: «Prefiero callarme hoy para que la gente siga teniendo un ídolo. Pero acá todos saben qué pasó con Riquelme». Además, el Tano, pidió de favor a otro maestro del fútbol (Diego Maradona) que siga con la campaña sucia y el Diegote se encargó de postear una polémica foto contra Román, pero como todo bostero sabe, la Bombonera ya habló hace diez años, después de que Riquelme renunciara a la Selección que dirigía Maradona: el 15 de marzo de 2009, Román «le ganó» a Diego en las tribunas.

Gribaudo, según encuestas, apenas sobrepasa el 30% de los votos y Ameal ya tuvo que pedir ayuda a la justicia por los errores en el padrón de la gestión Angelici dónde hay socios fallecidos. «Es imposible creer que no ganamos», apuntó Román, quien, en caso de ganar no cobrará como vicepresidente segundo pero sí se encargara de todo lo que sea tema futbolístico (y si, obviamente, en lo que sea político).

También se dice por los pasillos de la Bombonera que fue Massa quien llamó a Roman luego de ganar las PASO para darle ese apoyo político que necesitaba de “alguien de arriba” para animarse a dejar las tardes de asado y risas en Don Torcuato para enfrentarse al cuco de La Boca, el Tano Angelici.

Dejar un Comentario

Tu email no será publicado.