¡Pero la p…! Se recalentó el Lechuga

Alfaro se enojó con los delanteros por la falta de puntería en la práctica. Tampoco la tienen en los partidos, ni en los cumpleaños, ni pateando una piedrita en la plaza.

Es así, viejo. Somos bosteros, amamos a Boca, pero hay cosas que se deben decir. El ultradefensivo Lechuga Alfaro puteó a los cuatro vientos durante la práctica de este miércoles en Casa Amarilla por la malísima definición que tienen los jugadores, sobretodo los que llegan al área rival.

El domingo 24 contra Unión de Santa Fe como local HAY QUE GANAR. Todo el mundo lo sabe. Durante la práctica, Lechuga trató de mejorar la marca pésima que tiene el equipo: apenas 16 goles a favor, de los cuales 5 se los hizo en el espejismo Arsenal en la Bombonera.

En un momento, al ver un verdadero desastre futbolístico, gritó: «dale, que así vamos a jugar hasta las cinco de la tarde, eh».

Alfaro protestó cuando Wanchope (seis goles en 24 partidos) no paró de mandarla a la tribuna ante Andrada y Marcos Díaz. Cuando le tocó a Soldano (acordarse que ex Unión) le pegó con los cordones.

Apenas un gol de Bebelo Reynoso arrancó algún que otro aplauso y después a las duchas. No hay que mentirse: Boca es un desastre. En todo sentido. Futbolístico, organizativo y dirigencial.

A pesar de eso sigue puntero del campeonato, con 25 unidades, al igual que Lanús y Argentinos Juniors, porque la Superliga también es un desastre. Apenas tiene algo de «liga», pero de «super» no tiene ni la nafta de los ómnibus que llevan los planteles.

Dejar un Comentario

Tu email no será publicado.