¿Aliento? ¿Pedís ‘aliento’? Qué tristes son, Muñeco…

No te vamos a pedir que vengas a dirigir a Boquita -si querés aliento- porque sería mucho. Pero nos preguntamos, sin chicanas: ¿A vos te parece tener que pedir que ‘canten’ en la final de una Copa Libertadores? Pensalo.

Por si quedara alguna duda de nuestra nobleza, ahí va: River está pasando un buen momento futbolístico, profesional, como institución, etcétera.

Ya lo dijo el gran Román: «Es el mejor equipo del país sin dudas. Es el que los argentinos tenemos que reconocer que son los mejores, nos está representando a nosotros como país. Y cuando son los mejores hay que felicitar. Nada más. Tiene un gran equipo».

Y sobre Marcelo Gallardo dijo: «Le tengo mucho cariño, es el mejor entrenador de nuestro país, por lejos. Cuando me toca reconocer a un jugador de River, lo hago también sin ninguna vergüenza».

Nosotros suscribimos estas palabras conciliadoras. Pero a la vez, no podemos dejar de observar que si vas ganando una final, que es de Copa Libertadores, que la tenías en el bolsillo, y de golpe te la dan vuelta, en dos minutos, y encima sobre el final, la verdad es que ‘nos obligan’ a pensar que «las gallinas gallinearon de nuevo». Disculpen, pero a los hechos nos remitimos, primos.

Una cosita más: el último bicampeón continental fue Carlitos Bianchi. Y no le hizo falta pedir aliento a su gente.

Dejar un Comentario

Tu email no será publicado.