Ameal, D’onofrio, Tinelli, AFA y la TV detrás del ‘corona-gate’ iniciado por River

Se terminó la tregua entre River y Boca. El club de Nuñez sacó un comunicado de que no se iba a presentar a jugar el primer partido de la Copa de la Superliga. Se cortaron solos y eso no cayó bien ni en Casa Amarilla ni en el resto del país (aunque la mayoría de los clubes también cree que no se debería jugar la fecha). Que esconde el comunicado de River alarmando sobre el Coronavirus.

Luego de que River sacara sin preguntar a ningún club, ni a AFA, un comunicado de que no van a jugar el partido pautado para éste sábado contra Atlético Tucumán se escucharon voces muy enojadas por los pasillos de La Boca. «Se cortaron solos» dice uno y otro asegura que «se quedaron calientes con el reparto de cargos» además el tema COVID-19 está latente en todos lados y otro dirigente del club dijo: «No podés escudarte en algo tan delicado como una enfermedad para sacar un rédito personal».

La decisión de Boca es totalmente diferente a la de su clásico rival. Quieren jugar contra Godoy Cruz y el plantel de Russo sigue con su rutina hasta las 20:00hs donde enfrentara en el Malvinas Argentinas al club mendocino. Esta es la primer gran diferencia de los clubes desde que Angelici dejó el club. De hecho, Ameal y D’onofrio compartieron almuerzo hace dos meses y sellaron la paz «por el bien del fútbol argentino».

El almuerzo dónde hicieron las pases quedó muy atrás.

Ninguno de los dos estaba de acuerdo con el doble comando entre AFA y Superliga. Y entendían que debían ser ellos, los presidentes de los clubes más importantes del país, quienes encabezaran la reestructuración.

Ameal es la cara del proyecto que se basa en destruir totalmente la Superliga (plan que apoyan la mayoría de los clubes de primera) y D’Onofrio no estaba tan convencido de que ésa fuera una buena solución. El presidente de River entendía que AFA y Superliga debían seguir coexistiendo, pero que a la vez había varias cuestiones por mejorar, como la renegociación de los derechos de televisación (Ameal propuso a Pergolini y Tinelli) y la inclusión de River en la mesa chica de Viamonte.

En aquella charla, por ejemplo, Ameal y D’Onofrio se comprometieron a presentar un reclamo en FIFA para que los clubes de Europa no pudieran llevarse más a los chicos de Inferiores por la patria potestad. Y hasta charlaron de futuras actividades solidarias para realizar de manera conjunta.

Con el espaldarazo político que significó el triunfo de Alberto Fernández sobre Macri, la Superliga dejará de existir una vez finalizada la Copa Superliga, el 31 de mayo. Como pretendía Ameal (entre otros muchos dirigentes), la AFA recuperó el poder que había perdido durante la presidencia de Macri y los dirigentes comenzaron a avanzar en la creación de Liga Profesional, el nuevo organismo que reemplazará a la Superliga en la organización de los torneos.

Además, los dirigentes plantearon la necesidad de modificar el estatuto para que haya mayor representatividad de los clubes dentro del cuadro jerárquico de AFA. Y que de ese modo pueda haber, en vez de dos, seis vicepresidentes a partir del próximo período, que se extenderá 2021 al 2025: cuatro de Primera División, uno del Ascenso y otro del Interior. Rodolfo D’Onofrio fue el primero en ser confirmado por Chiqui Tapia. Las otras vicepresidencias quedarían en manos de Hugo Moyano, Marcelo Tinelli y el propio Ameal.

Este viernes, sin antes tratar el tema con el resto de los clubes, River anunció a través de sus redes que, debido a la pandemia de coronavirus, el equipo de Gallardo no se presentaría a jugar contra Atlético Tucumán por la primera fecha de la Copa Superliga. Y la noticia, lógico, cayó como una bomba tanto en la dirigencia de Boca como en el seno de la nueva conducción de AFA.

River hizo pública su decisión de no presentarse media hora después del arribo de Boca al Hotel Sheraton. Y explotó todo por el aire. Desde AFA y Superliga volvieron a ratificarle a la CD que no había ningún impedimento para que los partidos se desarrollaran con normalidad. Lo mismo opinó la dirigencia de Godoy Cruz. Y por eso Boca se mantiene firme en su idea de salir a la cancha.

Así, la relación entre Boca y River volvió a romperse. Y otra vez, por cuestiones que poco tienen que ver con lo que sucede dentro de la cancha.

Superliga contundente: sanción a River

https://twitter.com/superliga/status/1238631051485945856

El escrito lleva la firma de Marcelo Tinelli​, vicepresidente segundo a cargo de la Presidencia tras la renuncia de Mariano Elizondo, y no deja dudas. «La actitud adoptada unilateralmente por un club integrante de la Superliga será pasible de sanciones. Los reglamentos rigen la competencia y todos los sectores deben subordinarse a ellos. Sobre todo si las autoridades nacionales no encuentran motivos científicos para restringir la disputa de los encuentros, una vez tomado el recaudo de que los mismos se realicen a puertas cerradas y sin público», expresa el final del comunicado.

Mientras tanto, Diego Maradona habló sobre la decisión que tomó el conjunto de Núñez y fue contundente: «Las gallinas no me van, pero en ésta los banco a morir». Mientras tanto, después del 0-0 ante Gimnasia, Nicolás Bertolo, volante de Banfield, aseguró que «nos mandaron a la cancha por intereses». ¿Habrá una nueva repuesta de River?

Dejar un Comentario

Tu email no será publicado.